27 de Octubre de 1970, en Suecia, el científico argentino Luis Federico Leloir recibe el Premio Nobel de Química.

Tal día como hoy (27 de Octubre) de 1970, en Suecia, el científico argentino Luis Federico Leloir recibe el Premio Nobel de Química.
        
Durante su infancia, el futuro premio Nobel se encontró observando los fenómenos naturales con particular interés; su trabajo escolar y sus lecturas destacaron las conexiones entre las ciencias naturales y la biología. 
       
Su educación se dividió entre la Escuela General San Martín (escuela primaria), el Colegio Lacordaire (escuela secundaria) y durante unos meses en Beaumont College en Inglaterra . Sus calificaciones no fueron espectaculares y su primer período en la universidad terminó rápidamente cuando abandonó los estudios de arquitectura que había comenzado en la École Polytechnique de París .
       
Luego de regresar nuevamente a Argentina , Leloir obtuvo su ciudadanía argentina y se unió al Departamento de Medicina de la Universidad de Buenos Aires con la esperanza de recibir su doctorado. Sin embargo, tuvo un comienzo difícil, requiriendo cuatro intentos para aprobar su examen de anatomía. Finalmente recibió su diploma en 1932 e inició su residencia en el Hospital de Clínicas y su internado médico en el hospital Ramos Mejía. 
      
En 1945 regresó a Argentina para trabajar con Houssay en el Instituto de Investigaciones Bioquímicas de la Fundación Campomar , que Leloir dirigiría desde su creación en 1947 por el empresario y mecenas Jaime Campomar . Inicialmente, el instituto estaba compuesto por cinco habitaciones, un baño, hall central, patio, cocina y vestuario. Durante los últimos años de la década de 1940, aunque carecía de recursos financieros y operaba con equipos de muy bajo costo, los exitosos experimentos de Leloir revelarían los orígenes químicos de la síntesis de azúcar en la levadura , así como la oxidación de ácidos grasos.en el hígado; junto con JM Muñoz, produjo un sistema activo libre de células, pionero en la investigación científica.
     
A principios de 1948, Leloir y su equipo identificaron los nucleótidos de azúcar fundamentales para el metabolismo de los carbohidratos , convirtiendo al Instituto Campomar en una institución de bioquímica reconocida en todo el mundo. 
      
En sus últimos años, Leloir continuó estudiando el glucógeno y otros aspectos del metabolismo de los carbohidrato.
     
El 2 de diciembre de 1970, Leloir recibió el Premio Nobel de Química del Rey de Suecia por su descubrimiento de las vías metabólicas de la lactosa , convirtiéndose en el tercer argentino en recibir el prestigioso honor en cualquier campo en ese momento. 
     
Como curiosidad comentar que en su discurso de aceptación en Estocolmo , tomó prestado del famoso discurso de Winston Churchill en 1940 ante la Cámara de los Comunes y comentó: «Nunca he recibido tanto por tan poco». Según los informes, Leloir y su equipo celebraron bebiendo champán en tubos de ensayo, una extraña desviación de la humildad y frugalidad que caracterizó la atmósfera de la Fundación Instituto Campomar bajo la dirección de Leloir. El dinero del premio de $ 80,000 se gastó directamente en investigación, y cuando se le preguntó sobre la importancia de su logro, Leloir respondió: 

«Este es solo un paso en un proyecto mucho más grande. Descubrí (no, yo no: mi equipo) la función de los nucleótidos de azúcar en el metabolismo celular. Quiero que otros entiendan esto, pero no es fácil de explicar: esto no es un hecho muy digno de mención, y apenas sabemos ni un poco «.

———————————————————————————————–
– ¡Hola Luis!
– Hola
– ¡Cuanto tiempo!
– si
– ¿cómo te va?
– bien, acabo de terminar la carrera de quimica
– ¿de quimica?
– si
– a mi me gusta mucho la quimica
– ¿si?
– en casa tengo un laboratorio
– muy bien
– y los fines de semana sintetizo LSD
– ah, vaya
– vente un día y sintetizamos juntos
– no, es igual
– si no es para sintetizar LSD, ¿para qué haces química?
– para conocer mejor el mundo
– ajajajajaja, qué cosas Luis…
– ya

Deja un comentario