26 de Septiembre de 1983, tiene lugar el conocido como «Incidente del Equinoccio de Otoño», que coloca al mundo al borde de una Guerra Termonuclear total.

Tal día como hoy (26 de Septiembre) de 1983, tiene lugar el conocido como «Incidente del Equinoccio de Otoño», que coloca al mundo al borde de una Guerra Termonuclear total.
     
El 26 de septiembre de 1983, Stanislav Petrov , teniente coronel de las Fuerzas de Defensa Aérea Soviéticas , era el oficial de servicio en el búnker Serpukhov-15 cerca de Moscú, que albergaba el centro de mando de los satélites soviéticos de alerta temprana , cuyo nombre en código era Oko.
       
Las responsabilidades de Petrov incluían observar la red de alerta temprana por satélite y notificar a sus superiores de cualquier ataque inminente con misiles nucleares contra la Unión Soviética. Si se recibía notificación de los sistemas de alerta temprana de que se habían detectado misiles entrantes, la estrategia de la Unión Soviética era un contraataque nuclear inmediato y obligatorio contra los Estados Unidos , especificado en la doctrina de la destrucción mutua asegurada .
      
Poco después de la medianoche, las computadoras del búnker informaron que un misil balístico intercontinental se dirigía hacia la Unión Soviética desde Estados Unidos. Petrov consideró la detección como un error informático, ya que era probable que un primer ataque nuclear de Estados Unidos implicara cientos de lanzamientos simultáneos de misiles para desactivar cualquier medio soviético de contraataque.
       
Además, en el pasado se había cuestionado la fiabilidad del sistema de satélites. Petrov desestimó la advertencia como una falsa alarma , aunque los relatos del evento difieren en cuanto a si notificó a sus superiores o no después concluyó que las detecciones de la computadora eran falsas y que no se había lanzado ningún misil. La sospecha de Petrov de que el sistema de alerta no funcionaba correctamente se confirmó cuando, de hecho, no llegó ningún misil. Más tarde, las computadoras identificaron cuatro misiles adicionales en el aire, todos dirigidos hacia la Unión Soviética. Petrov sospechaba que el sistema informático volvía a funcionar mal, a pesar de que no tenía medios directos para confirmarlo.  El radar terrestre de la Unión Soviética fue incapaz de detectar misiles más allá del horizonte.
    
Posteriormente se determinó que las falsas alarmas fueron causadas por una rara alineación de la luz solar en las nubes a gran altitud y las órbitas de los satélites Molniya ,  un error que luego se corrigió mediante la referencia cruzada de un satélite geoestacionario.
     
Al explicar los factores que llevaron a su decisión, Petrov citó su creencia y entrenamiento de que cualquier primer ataque estadounidense sería masivo, por lo que cinco misiles parecía un comienzo ilógico.  Además, el sistema de detección de lanzamientos era nuevo y, en su opinión, todavía no era del todo fiable, mientras que el radar terrestre no había podido captar pruebas que lo corroboraran incluso después de varios minutos de la falsa alarma. 
     
Como curiosidad comentar que  en una entrevista para la película El hombre que salvó el mundo , Petrov dice: «Todo lo que sucedió no me importó, era mi trabajo. Simplemente estaba haciendo mi trabajo, y yo era la persona adecuada en el en el momento adecuado, eso es todo. Mi difunta esposa durante 10 años no sabía nada al respecto. «Entonces, ¿qué hiciste?» me preguntó. ‘Nada. No hice nada’ » 
       
 ————————————————————————————————-
– ¡nos atacan!
– ¿cómo?
– ¡nos atacan!
– ¿quien?
– ¡Los ianquis!
– ¿estan invadiendonos?
– ¡no! ¡han tirado un misil nuclear!
– ¿un misil?
– ¡si! ¡un misil!
– pues vaya porquería de ataque
– ¿como? ¿que? ¿cual?
– que me parece muy poco ataque un misil
– pero…pero…
– mira, llama a los ianquis y les dices que si quieren atacar que, por lo menos, lancen mil misiles
– pero… pero…
– bueno, ¿seguimos con la partida de cartas?
– pero… pero…
– venga, voy con 100 rublos…
¿Que te ha parecido?

Deja un comentario