22 de Ocutbre de 1797, en París (Francia), con miles de personas observándole, André-Jacques Garnerin, da su primera exhibición de paracaidismo al saltar desde una altura de unos 1.000 metros.

Tal día como hoy (22 de Ocutbre) de 1797, en París (Francia), con miles de personas observándole, André-Jacques Garnerin, da su primera exhibición de paracaidismo al saltar desde una altura de unos 1.000 metros.
      
Garnerin, alumno del profesor pionero de los globos aerostáticos Jacques Charles , participó en el vuelo de globos aerostáticos y trabajó con su hermano mayor Jean-Baptiste-Olivier Garnerin (1766-1849) en la mayoría de sus actividades de globos aerostáticos.
     
Garnerin comenzó experimentos con los primeros paracaídas basados ​​en dispositivos en forma de paraguas y llevó a cabo el primer descenso en paracaídas sin marco (en la góndola) con un paracaídas de seda el 22 de octubre de 1797 en el Parc Monceau , París . 
El primer paracaídas de Garnerin estaba hecho de lona blanca con un diámetro de aproximadamente 7 m. El paraguas se cerró antes de que él ascendiera, con un poste corriendo por su centro y una cuerda corriendo a través de un tubo en el poste, que lo conectaba al globo. 
     
Garnerin viajaba en una canasta sujeta al fondo del paracaídas; a una altura de aproximadamente 1000 m cortó la cuerda que conectaba su paracaídas al globo.  El globo continuó hacia el cielo mientras Garnerin, con su canasta y paracaídas, caía. La canasta se balanceó violentamente durante el descenso,  luego chocó y raspó cuando aterrizó, pero Garnerin salió ileso.
       
Como curiosidad comentar que se convirtió en una celebridad cuando anunció en 1798 que su próximo vuelo incluiría a una mujer como pasajera. Aunque el público y la prensa estuvieron a favor, se vio obligado a comparecer ante funcionarios de la Dirección Central de Policía para justificar su proyecto. Les preocupaba el efecto que la reducción de la presión del aire podría tener en los órganos del delicado cuerpo femenino y la pérdida del conocimiento, además de las implicaciones morales de volar tan cerca. Insatisfecha con las respuestas de Garnerin, la policía emitió una orden judicial en su contra, prohibiendo el ascenso con el argumento de que la joven se estaba comprometiendo con la empresa sin tener idea del posible resultado. Tras una nueva consulta tanto con el Ministro del Interior como con el Ministro de Policía, se anuló la orden judicial. 
       
—————————————————————————————————–
– Señor Garnerin
– digame
– ya estamos a unos mil metros
– muy bien
– ¿ahora qué?
– tome
– ¿como?
– pongaselo y salte
– ¡cómo!
– no tenga miedo
– no, no
– ¿porque no?
– es su invento
– pero ahora tengo miedo
– pues haber inventado un juego de cartas
– ¿puede bajar un poco el globo?
– no
– bueno… a la una… a las dos… ¡las tres!
¿Que te ha parecido?

Deja un comentario