1 de Diciembre de 1789, en Francia, el médico Joseph Guillotin presenta ante la Asamblea su máquina para ajusticiar de manera digna a los condenados a muerte.

Tal día como hoy (1 de Diciembre) de 1789, en Francia, el médico Joseph Guillotin presenta ante la Asamblea su máquina para ajusticiar de manera digna a los condenados a muerte.
    
Joseph-Ignace Guillotin nació el 28 de mayo de 1738 y fue un médico , político y francmasón francés que propuso el 10 de octubre de 1789 el uso de un dispositivo para ejecutar penas de muerte en Francia , como un método de ejecución menos doloroso que los métodos existentes. 
      
La educación inicial de Guillotin fue por los jesuitas en Burdeos y obtuvo una maestría en artes en el Colegio de Aquitania de la Universidad de Burdeos en diciembre de 1761. El ensayo que escribió para obtener el título impresionó tanto a los jesuitas que lo invitaron a se convierte en profesor de literatura en el Irish College de Burdeos. 
     
Años después viajó a París para estudiar medicina, convirtiéndose en alumno de Antoine Petit . Obtuvo un diploma de la facultad de Reims en 1768 y su doctorado en la Escuela de Medicina de París en 1770, lo que también le dio el título de Doctor-Regente. Esto le permitió enseñar medicina en París. 
      
En París, Guillotin se convirtió en un médico muy conocido.  En 1775, estaba preocupado por cuestiones de tortura y muerte. Ese año, escribió un memorando en el que proponía que se utilizara a los delincuentes como sujetos en experimentos médicos. Aunque reconoció que era cruel, lo consideró preferible a ser ejecutado.
      
Como miembro de la asamblea, Guillotin inicialmente dirigió su atención hacia la reforma médica. Como miembro del Comité de Pobreza, recorrió el Hôtel-Dieu y contribuyó al informe que expuso las insalubres condiciones allí. También se convirtió en el primer presidente del Comité de Salud y presentó un proyecto de ley de reforma médica en 1791
     

Al mismo tiempo, también le preocupaba la reforma del derecho penal. Sus experiencias como médico lo habían llevado a oponerse a la pena capital : al principio, intentó abolirla, pero no lo consiguió.  En ese momento, la decapitación en Francia era típicamente con hacha o espada, lo que no siempre causaba la muerte inmediata. Además, la decapitación estaba reservada para la nobleza, mientras que los plebeyos solían ser ahorcados , lo que podía llevar mucho tiempo, ya que aún no se habían inventado las técnicas mediante las cuales el nudo de la víctima se rompía con la soga.  Otros métodos incluían quemar en la hoguera , romper la rueda, morir por ebullición y desmembrar.. Guillotin se dio cuenta de que, si no podía eliminar las ejecuciones, al menos podría hacerlas más humanas. 

El 10 de octubre de 1789 propuso que «el criminal sea decapitado ; esto se hará únicamente mediante un mecanismo simple». El «mecanismo» se definió como «una máquina que decapita sin dolor». Su propuesta apareció en el periódico realista Les Actes des Apôtres .  En total, Guillotin propuso seis artículos: 

  1. Todos los castigos por la misma clase de delito serán los mismos, independientemente del criminal (es decir, no habría privilegio para la nobleza)
  2. Cuando se aplique la pena de muerte será por decapitación, ejecutada por una máquina
  3. La familia del culpable no sufrirá discriminación legal alguna.
  4. Será ilegal que cualquiera reproche a la familia del culpable sobre su castigo.
  5. No se confiscarán los bienes del condenado.
  6. Los cuerpos de los ejecutados serán devueltos a la familia si así se solicita.

A pesar de esta propuesta, Guillotin se opuso a la pena de muerte,  y esperaba que un método de ejecución más humano y menos doloroso sería el primer paso hacia la abolición total.

Como curiosidad comentar que Guillotin se convirtió en uno de los primeros médicos franceses en apoyar el descubrimiento de la vacunación por Edward Jenner , y en 1805 fue presidente del Comité Central de Vacunación en París.  También fundó uno de los precursores de la Academia Nacional de Medicina . 

 ———————————————————————————————–
– ¿que es esto?
– mi nuevo invento
– ¿para cortar melones?
– no exactamente
– ¿para cortar zanahorias?
– tampoco
– ¿para cortar brocoli?
– ¡exacto!
– pues me parece muy grande para eso
– ¿tu crees?
– a no ser que tus brocolis sean inmensos
– no
– pues me parece mucha máquina para tan poco brocoli
– vaya, ¿y ahora que hago?
– ¿y si lo presentas como una máquina para ejecutar personas mas limpiamente?
– que bruto eres
– O eso o lo tiras
– bueno, me lo pienso…
¿Que te ha parecido?

Deja un comentario